+56 933 868 975 info@www.santaberta.com

Valle del Itata

Cuando hablamos del Valle del Itata, hablamos de tradición en vinos: hablamos del sector vitivinívola más antiguo de Chile.
Los primeros brotes en estas tierras se produjeron en el año 1550 a manos de colonos españoles. Pero estos colonos no imaginaron que la fertilidad del suelo y la benevolencia del clima de la zona, lograrían tan amplias y variadas producciones.

Así, 100 años después de la primera vid, el rey de ese entonces, Felipe II, se vio presionado por los mismos productores españoles a prohibir las plantaciones en el valle, pues las importaciones del vino europeo habían disminuido considerablemente.
Pasado el tiempo esta ley fue derogada y, entrado el siglo XVIII, todas las colonias españolas de Latinoamérica recibían gustosas los vinos del Valle del Itata embarcados desde el puerto de Tomé. De esta forma, para inicios del siglo XIX, cuatro quintos de los vinos servidos en las mesas de Chile, eran producidos en lo que hoy llamamos Región Sur.

Sin embargo, pasada la mitad del siglo XIX, el color del oro no solo tiñó los anhelos estadounidenses y australianos, también desdibujó el verde de los campos de Chile que lentamente se tornaron amarillos produciendo el trigo necesario para que estos países vivieran la Fiebre del Oro que los acompañaría hasta mediados del siglo XX.

Hoy, avanzado ya el siglo XXI, renacen los tintes verdes en el paisaje del Valle del Itata. Esta vez con una fuerza extraordinaria otorgada por el cúmulo de experiencia y conocimiento de quienes se apasionan por el vino y apuestan por la búsqueda del equilibrio entre tradición e innovación dando vida a las cepas que han esperado pacientes, por las manos que recolecten cada grano con la esperanza del buen vino.

Comercio Justo

Viña Santa Berta tiene un compromiso profundo con el desarrollo sostenible. Por esto, mantiene compromisos en 3 grandes áreas fundamentales para el equilibrio: colaboradores, medioambiente y comunidad.
Gracias a este compromiso, en 2016, Viña Santa Berta se convirtió en la primera y única viña del Valle del Itata con vinos certificados Comercio Justo o “Fair Trade”, pasando así a formar parte de una de las diez viñas con esta certificación en Chile.

El comercio justo implica el cumplimiento de 10 principios de calidad laboral y de procesos entre los que se encuentran: oportunidades para productores desfavorecidos, transparencia y responsabilidad, prácticas comerciales justas, pago justo, no al trabajo infantil ni al trabajo forzoso, no a la discriminación, buenas condiciones de trabajo, desarrollo de capacidades, promoción del comercio justo y respeto al medioambiente.

Sin embargo, Viña Santa Berta, no solo decidió cumplir estos parámetros, sino ofrecer un poco más. Así, su compromiso con los trabajadores, implica una valoración de su trabajo por sobre la media del mercado y capacitación permanente en sus distintas áreas de desempeño. En el caso del medio ambiente, Viña Santa Berta está comprometida con el cuidado y valoración de áreas protegidas, además de la disminución constante de la utilización de agroquímicos. Finalmente, en su tercer área, comunidad, Santa Berta mantiene un convenio con el Liceo Bicentenario de Excelencia Polivalente San Nicolás y apoya activamente a algunos grupos folclóricos de la comuna.

Por esto, Viña Santa Berta no solo es sinónimo de vinos de excelencia sino, también, de calidad humana, innovación y visión de futuro.